Connect with us

Nacionales

El arte con plastilina que refleja la migración en América

Una mujer embarazada, otra sin vida tirada en el lodo, caminantes cuyos rostros reflejan el dolor y banderas maltrechas de varios países son moldeadas cuidadosamente por Édgar Álvarez. El artista colombiano refleja con plastilina el sufrimiento de la migración en América. Una de sus pequeñas obras recrea una escena típica en la llamada “Loma de […]

The post El arte con plastilina que refleja la migración en América first appeared on Sarmiento24h.

Published

on

Una mujer embarazada, otra sin vida tirada en el lodo, caminantes cuyos rostros reflejan el dolor y banderas maltrechas de varios países son moldeadas cuidadosamente por Édgar Álvarez. El artista colombiano refleja con plastilina el sufrimiento de la migración en América.

Una de sus pequeñas obras recrea una escena típica en la llamada “Loma de las banderas”, el punto que marca el inicio del tramo más desafiante para quienes van desde Colombia hacia Panamá a través de la peligrosa selva del Darién.

Inspirado en fotografías que él mismo tomó y en sus sensaciones luego de visitar ese corredor migratorio, Álvarez le dio forma a la montaña y a los migrantes que intentan conquistarla.

Un hombre sonriente toma otra fotografía en la cima, a su lado una mujer con una panza a punto de estallar delata con su rostro la angustia. Una niña abraza un oso de peluche mientras llora y alrededor otros aspirantes a llegar a Estados Unidos descansan cargados con maletas.

De fondo están los colores patrios de Venezuela, Bangladés, Afganistán, China y otros países asiáticos y latinoamericanos cuyos ciudadanos huyen por carencias económicas o conflictos armados.

“Eso (la ‘loma’) era como un cementerio de zapatos. Puro barro y zapatos y zapatos y zapatos… Clavados en el barro, botas, chanclas”, recuerda Álvarez sobre su visita a ese lugar en septiembre de 2022.

“Es justamente el primer sitio donde la gente dice: ‘Aquí sí me doy cuenta en qué diablos me metí’”, cuenta a la AFP.

De cabello largo, barba y pulseras multicolores, el artista de 49 años asegura que sus creaciones apelan a la sensibilidad social y la defensa de los derechos humanos de los miles de migrantes que cruzan el Darién, un récord de 409.000 entre enero y septiembre de este año, según cifras oficiales panameñas.

– Indiferencia –

Álvarez bautizó su proyecto “Se lo explico con plastilina“, una expresión popular colombiana y a la vez irónica, como una crítica a la indiferencia.

Repisas con cajones repletos de figuras hechas con plastilina adornan su taller en Bogotá. También hay réplicas a pequeña escala en cartón de los caminos de la migración en el continente.

Están varias rutas de Centroamérica y la frontera entre México y Estados Unidos, el último escalón de los migrantes antes de cumplir el llamado sueño americano, pero también muy frecuentemente el punto en el que terminan sus ilusiones. En septiembre de 2023, unos 200.000 migrantes fueron capturados por la patrulla fronteriza estadounidense, una marca histórica.

También están las representaciones que lo hicieron famoso sobre la historia del conflicto armado en Colombia, un país sumergido por más de medio siglo de guerra entre guerrilleros, narcos, paramilitares y agentes estatales.

Son campesinos desplazados y familiares de los más de 100.000 desaparecidos durante la conflagración, que ha dejado más de nueve millones de víctimas.

“El nivel de desplazamiento en Colombia, pues, es altísimo, pero cuando uno vive en las ciudades grandes jamás se da cuenta de ese tipo de cosas”, comenta Álvarez, que suma más de un millón de seguidores en sus redes sociales.

– “Infantil” –

Una exposición reciente en Bogotá, llamada “Refugiados y migrantes en América”, recopila su obra a través del tiempo retratando vivencias en varios corredores migratorios de América Latina, aunque su arte no siempre fue bien recibido.

“Yo tenía muchos líos cuando estudié artes plásticas con mis maestros”, relata. “¿Usted por qué no se dedica a algo como menos infantil?”, le decían.

Con necedad, continuó moldeando y se convirtió en las redes sociales en una referencia para explicar de manera didáctica temas complejos.

“El material lo que hace es acercar a las personas a muchísimas temáticas a las que generalmente no se acercarían de forma tan sencilla”, dice, refiriéndose a la violencia o la xenofobia.

Actualmente, está en el proceso de realizar un cortometraje con sus creaciones sobre el Darién, utilizando técnicas de “stop motion” (animación fotograma a fotograma).

“Si la gente no entiende, pues, hombre, hay que explicárselo de la forma más sencilla”, en este caso, con plastilina.