Connect with us

Internacionales

Aparecen botellas misteriosas en las costas del Golfo de México que nadie quiere abrir 

En las…

Published

on

En las costas del Golfo de México están apareciendo unas extrañas botellas, aunque no se conoce el origen de este misterioso acontecimiento, ni lo que puede haber detrás de él, según los investigadores es mejor no abrirlas si se las puede encuentran.

Existen diferentes teorías para este suceso que los investigadores, bañistas y habitantes de la zona que creen en supersticiones explican que son las “botellas de brujas”.

Son unos frascos que afirman tienen atrapados “espíritus malévolos “y que según ha explicado el investigador Jace Tunnell, comenzaron a aparecer en 2017 y, hasta el momento, son ocho los que han encontrado.

Misterio en el mar

Todas las botellas tienen las mismas características y han sido halladas en los mismos tramos a 60 millas (96.5 km) de playa cerca de Corpus Christi, Texas.

Es por ello, que un equipo de la unidad del Instituto Harte para Estudios del Golfo de México se ha movilizado a la zona.

La gran mayoría de estos extraños frascos tienen un lapso de tiempo en el mar, de acuerdo a Tunnel: “Los percebes que se han aglomerado en el vidrio verde apuntan que la botella ha flotado durante mucho tiempo”.

“No siento escalofríos, pero tampoco voy a abrirlas”, manifestó el investigador en una entrevista con un medio aliado cuando le preguntaron si cree en los rumores del origen de las botellas.

Pero, de la misma manera, no quiere arriesgarse por lo que pueda suceder: “se supone que tienen embrujos y cosas adentro, ¿para qué voy a correr el riesgo?”.

Las botellas han aparecido en otros países

Las “botellas de brujas”, habían sido encontradas anteriormente en Reino Unido, pero no en Estados Unidos.

Regularmente, están llenas de diferentes tipos de objetos, dependiendo del uso para las que estaban diseñadas.

Se pueden encontrar desde pelos, hierbas, plantas locales, uñas y hasta fluidos corporales dentro de su interior.

Otros expertos en el área, afirman que estas botellas también pueden tener en su interior clavos, alfileres y objetos punzantes, por lo que es preferible no abrirlas.

Todo termina en el océano

De acuerdo con la Oficina de Ciencia y Sociedad de la Universidad McGill, en los siglos XVI y XVII había una fuerte convicción en las brujas y en su capacidad para originar enfermedades a través de hechizos.

Estas creencias tuvieron sus inicios en algunas zonas de Europa y Norteamérica, donde se realizaba la caza de brujas durante ese tiempo.

Muchos piensan que las botellas fueron, colocadas en realidad para ahuyentar cualquier tipo de magia oscura que esas malévolas mujeres lograran llevar a cabo.

Además, algunos investigadores del folclore británico señalan que esos frascos tienen sus inicios en la región de Anglia Oriental, donde actualmente se encuentran los condados de Norfolk y Suffolk.

Aunque, lo único cierto es que estos artefactos se podían encontrar enterradas bajo tierra o escondidas entre los muros de casas muy antiguas.

Sin embargo, como lo han explicado varios investigadores, es que cuando se tiran este tipo de objetos al mar directamente o terminaran por algún motivo en el cauce de algún río que las llevara a terminar al mar.

Muchas de las cosas que hallamos, aunque estén tierra adentro, encuentran al curso de agua más cercano cuando llueve y van a parar al océano.

Misterio en el mar

El mar no solo se oculta la gran carcasa del Titanic, también guarda muchos secretos que hasta el día de hoy ni los más grandes investigadores y científicos e han logrado resolver, por lo que el fondo del océano se ha transformado en una aventura que llama la atención de muchos.

Según el Servicio Nacional de Océanos de Estados Unidos, el 95 por ciento de los mares todavía no han sido estudiado.

Los exploradores y apasionados por los mares se han esforzado por varios años por hallar tesoros.

Sin embargo, lo único que han encontrado son algunos objetos que no se sabe como llegaron hasta ahí, como las turbinas de apollo 11, una escultura de un Volkswagen y un jarrón bartman encontrado en los restos de un barco del siglo XVII.