Connect with us

Economicas

Las causas del billón en los certificados financieros del Banco Central

Published

on

Los bancos centrales están en las economías con moneda propia para hacer política monetaria en toda su dimensión. En el caso dominicano, la Constitución, en su título XI, el relativo al Régimen Económico y Financiero y de la Cámara de Cuentas, en su sección II sobre el Régimen Monetario y Financiero, Artículo 223, establece que la regulación del sistema le corresponde a la Junta Monetaria, como órgano superior del Banco Central, los cuales están facultados para la dirección y aplicación de las políticas monetarias, cambiarias y financieras.

En la referida calidad, el Banco Central, conforme al Artículo 228 de la Constitución, lo faculta para ser el único emisor de la unidad monetaria nacional y velar por la estabilidad de precios, para lo cual está obligado a manejar los agregados monetarios y la base monetaria, conforme al mandato constitucional, para lo cual utilizará los instrumentos de política monetaria que corresponda; tal es el caso de los valores en circulación, comúnmente conocido como los certificados del BC.

Aunque en la creencia popular se considera que los valores en circulación del Banco Central datan de la época de la crisis bancaria de 2003, lo cierto es, que los certificados existen previo al estallido de la referida crisis, el que se calculó en alrededor del 0.09% del producto interno bruto (PIB).

El Banco Central en ocasión del colapso de una parte importante de las entidades de intermediación financiera, otorgó financiamiento a los tres bancos colapsados por un monto de RD$104,857.9 millones y posteriormente, colocó certificados para desmonetizar el exceso de liquidez en la economía por un monto de RD$89,792 millones, quedando un faltante de RD$15,064.9 millones, que junto con los intereses pagados por un monto de RD$29,275.3 millones, quedaba en la economía un exceso de liquidez de RD$44,340.2 millones, desmonetizado posteriormente bajo el mismo mecanismo.

Desde el episodio de la crisis bancaria, el Banco Central se vio obligado a recurrir a nuevas emisiones de certificados, ante el hecho de los altos intereses que se pagaban por los valores en circulación anteriormente emitidos y colocados y el exceso de liquidez en la economía que aun prevalecía. El monto de las nuevas emisiones de certificados era equivalente a los intereses devengados y al exceso de liquidez.

Una de las soluciones que las autoridades le dieron al círculo vicioso en la que cayó el Banco Central con la operación descrita precedentemente, fue la promulgación de la Ley de Recapitalización del Banco Central (LRBC) número 167-07, que contempla que de la ley de presupuesto general de la nación (PGN) se dispusiera de una métrica anual como porcentaje del PIB para ser transferido a la indicada institución y que sirviera para abonar una parte de los intereses del balance de las emisiones de los certificados, dejando de esa manera una parte no cubierta, razón por la que, la entidad rectora de la política monetaria tuviera que continuar haciendo ese papel con más valores en circulación en forma recurrente.

La Ley de Recapitalización estableció parámetros anuales variables, desde un 0.5% del PIB en el 2007, hasta elevarlo a un 1.4% también del PIB al 2016 y a partir del 2017 de no menos de un 1%. Este mandato legal se cumplió con mucha rigurosidad hasta el 2012. Sin embargo, desde el 2017 hasta el presupuesto vigente del año 2023 fue variado a un 0.7% y un 0.6% del PIB, incluyendo lo que se destinará para el año 2024, desmonte que ha hecho que sea una de las causales de los continuos aumentos de los certificados del Banco Central en manos del público, como persona física o jurídica/institucional (ver cuadro y gráfico).

De manera sistemática el Banco Central ha venido elevando el saldo de los valores en circulación, el que ha pasado en la última década desde RD$261,320.7 millones en el 2013 a RD$1 billón 54,471.1 millones a octubre de 2023, para un crecimiento nominal de RD$793,149.4 millones y como indicador, además ha aumentado, de un 9.97% del PIB a un 15.5% en la última década, lo que significa una diferencia de 5.53 puntos porcentuales.

El cambio en la base legal de la LRBC que autoriza la transferencia de recursos presupuestarios al Banco Central anualmente, ha tenido un impacto importante en la alimentación del aumento de los certificados financieros de la referida entidad monetaria.

Los datos sobre los montos de las transferencias hacia el BC fueron calculados en base al PIB nominal de cada año, razón por la que puede haber alguna diferencia respecto a los valores registrados en la ejecución presupuestaria bancentraliana; de todas formas, cualquier desvío no desnaturaliza el argumento que guía esta opinión.

Como puede apreciarse en el cuadro de las transferencias, de haberse aplicado la Ley de Recapitalización del Banco Central como fue concebida, esta entidad hubiera recibida un monto total durante los años 2013 a 2023 de RD$509,564 millones; sin embargo, por las modificaciones realizadas a través del proyecto de ingreso y ley de gasto público del gobierno central, solo recibió un monto de RD$311,346 millones, lo que muestra que el Banco Central dejó de ingresarle un monto de RD$198,218 millones, los que, de aplicarse la LRBC, la entidad rectora de la política monetaria no hubiera tenido que incurrir en la emisión de certificados financieros equivalente al referido monto.

Las dos gestiones gubernamentales que han modificado la LRBC, a través de la ley anual de presupuesto, han sido responsables de haberle dejado de entregar, la primera que corresponde a las autoridades 2013 al 2020, un monto de RD$117,708 millones y la segunda, que corresponde a la actual por RD$80,510 millones.

Para el presupuesto del próximo año 2024 nueva vez se introdujo la reducción de la partida para la transferencia para el pago parcial de los intereses devengados por los certificados financieros del BC, lo que implicaría una disminución estimada para todo el año de RD$29,645 millones, dado que el monto previsto conforme a la ley original seria de RD$74,112 millones y el contemplado será de RD$44,467 millones, de manera que la actual administración dejaría de entregarle a agosto del próximo año un monto de RD$18,528 millones.

Adicionalmente a la referida fuente que alimenta el aumento experimentado por los valores en circulación del Banco Central (VCBC), se le adicionan las facilidades monetarias otorgadas en ocasión de la covid-19 durante los años 2020/2021 y los estímulos a la economía durante el 2023 por un monto total de aproximadamente RD$307,000 millones.

La modificación al parámetro establecido en la LRBC, así como, la expansión monetaria más allá de lo previsto en distintos programas monetario -en ocasión de coyunturas presentadas-, ha provocado exceso de liquidez en la economía y ha hecho desviar el foco de atención principal, que es el de la estabilidad de precios en torno a la meta de inflación por casi cuatro años consecutivos.